Aumento del mentón

Un mentón poco desarrollado puede dar a la cara un aspecto “sin personalidad”. Tanto en el hombre como en la mujer un mentón bien desarrollado tiene bastante importancia a la hora de definir un perfil armónico, sin embargo, en el varón un mentón poco prominente da un aspecto de sumisión y poca virilidad.

La falta de desarrollo del mentón puede ser debida a un defecto antero-posterior (es decir, un mentón poco pronunciado hacia delante), a un defecto vertical (es decir, un mentón poco pronunciado hacia abajo) o a ambos. En el siglo XX se desarrollaron varios tipos de prótesis (con materiales artificiales o del propio paciente) para conseguir un aumento de mentón con resultados permanentes.

Sin embargo el uso de prótesis ha ido quedando relegado a casos muy seleccionados, debido a que sus resultados son poco previsibles y de baja magnitud, la prótesis puede desplazarse, existe riesgo de infección y rechazo y existe erosión del hueso de la mandíbula.

Por ello, en el año 1952 Converse desarrolló la llamada “Sliding Genioplasty” (o mentoplastia deslizante), cirugía que consiste en avanzar el propio mentón del paciente. Para ello es necesaria una planificación previa, y determinar cuántos milímetros se desean avanzar mediante radiografías y fotografías de perfil del paciente. Mediante una estrecha colaboración con el paciente y una serie de fórmulas y patrones estéticos fruto de décadas de investigación, se consigue establecer cuál es el resultado estético que queremos conseguir.

Al tratarse de una cirugía con abordaje intraoral, no existe cicatriz visible. El Dr San Miguel es especialista europeo en este tipo de cirugía y le propondrá un tratamiento personalizado para su caso, siempre buscando la máxima satisfacción del paciente y la excelencia quirúrgica.

ANTES

DESPUÉS