Cirugía de Ángulos de Mandíbula

Algunas personas presentan la mandíbula demasiado ancha o demasiado estrecha, o simplemente una asimetría entre los dos lados.

El ángulo de la mandíbula se hace más patente cuando miramos a una persona frontalmente, y nos dan una idea de la anchura del tercio inferior del rostro. Clásicamente se ha asociado una mandíbula ancha con el poder, la dominancia social y la masculinidad, siendo por tanto un rasgo deseable en el caso de los hombres.

Por otro lado, las mujeres se benefician más de unos ángulos mandibulares menos marcados, lo que conferirá a su rostro un aspecto más femenino y agradable. El aumento de los ángulos de la mandíbula es un procedimiento relativamente reciente, en el que podemos moldear la zona utilizando un producto a base de Hidroxiapatita Cálcica mezclada con gel de Fibrina. Se consigue así aumentar el ángulo mandibular en los pacientes que lo requieren.

Por otro lado, la disminución de los ángulos de la mandíbula puede conseguirse de varias maneras, ya que la causa puede ser muscular (músculos masticatorios demasiado desarrollados) o ósea (hueso mandibular demasiado desarrollado en la zona del ángulo). En los casos de etiología muscular, puede usarse la toxina botulínica, con resultados sorprendentes; en los casos de etiología ósea, se practicará la retirada de pequeñas láminas de hueso en la zona afectada. Esta cirugía puede practicarse conjuntamente con otras cirugías (mentón, rinoplastia) en la misma intervención, consiguiendo resultados altamente satisfactorios.