Blanqueamiento Dental

El blanqueamiento dental es un procedimiento de odontología estética con el que se consigue aumentar varios tonos el nivel de blanco de las piezas dentales.

Varias sustancias son responsables de la tinción de las piezas dentales, siendo las más frecuentes el tabaco, el café, el té y el vino tinto. También puede existir tinción dental en casos de uso de tetraciclinas durante la niñez, o en casos de fluorosis. Además, con el paso de los años, sobre todo a partir de los 50, los dientes se oscurecen.

El blanqueamiento dental ofrece un aspecto más estético, limpio y joven a los dientes. Se recomienda practicar una tartrectomía (limpieza del sarro dental) antes de un blanqueamiento dental, para conseguir una mejoría en los resultados.

Una semana después de que hayamos practicado una tartrectomía, procederemos al blanqueamiento dental. Éste se practicará en nuestra consulta, mediante la ayuda de luz fría de arco completo y peróxido de hidrógeno al 35%, durante 30-60 minutos. Se confeccionarán además unas férulas que encajan con la dentición del paciente, para que pueda continuar el tratamiento en su casa durante una semana.

El tratamiento en casa consistirá en la aplicación de peróxido de carbamida durante 1 hora en un total de 7 días, aunque dependiendo de las expectativas del paciente, el tratamiento puede acortarse o prolongarse. Se trata de un procedimiento seguro, aunque puede existir cierta sensibilidad dental después de la aplicación del producto blanqueante. En estos casos, se recomienda no masticar productos demasiado duros como frutos secos.

En todos los casos, la sensibilidad se normalizará. Es posible que se requieran sesiones de recuerdo en uno o dos años.