Peeling

Un exceso de manchas cutáneas y arrugas faciales puede tratarse con un método llamado “Peeling”, que consiste en exfoliar las capas superficiales de la piel, que luego se regenerarán.

En total se  consigue rejuvenercer unos 5 años. Existen dos tipos de peeling: el químico y el mecánico. Mediante el peeling químico, se consigue el efecto deseado mediante la aplicación de sustancias químicas (como el ácido glicólico, salicílico, tri-cloro-acético, etc) en una o varias sesiones.

Por otro lado, el peeling mecánico, aunque más agresivo, permite actuar en más profundidad, y está indicado en pacientes con cicatrices por acné o arrugas más profundas, con resultados muy duraderos.

Después de una sesión de peeling hay que evitar el sol al menos 15 dias. En casos de peelings suaves y más superficiales, el paciente puede hacer vida normal a partir del día siguiente de la intervención, pero en casos de peelings mecánicos o peelings químicos más profundos, se recomienda al paciente reposo durante una semana.