Tratamiento médico de la calvicie

La alopecia masculina es debida en la mayoría de casos a un desequilibrio hormonal que va unido a una predisposición genética.

Un aumento de la hormona Testosterona provoca cambios en los folículos pilosos que acaban produciendo su pérdida. Existe una molécula llamada Finasteride, que consigue disminuir la cantidad de testosterona, bloqueando la enzima 5-alfa-reductasa. Esta enzima transforma la Dehidrotestosterona en Testosterona.

Una dosis diaria de 1mg es suficiente para estabilizar la pérdida de cabello, disminuir la cantidad de cabello perdido, aumentar el grosor y la vitalidad del cabello que permanece, y en algunos casos, conseguir que algunos cabellos perdidos vuelvan a crecer.

Por otro lado, la pérdida de cabello también va asociada a una disminución de los vasos sanguíneos (capilares, arteriolas y vénulas) que circundan los folículos pilosos, nutriéndolos y aportándoles la energía necesaria para su correcto funcionamiento. Con los años se suele producir un debilitamiento de estos vasos sanguíneos, que pueden ser sustituidos por fibrosis, es decir, por tejido cicatricial.

Ello puede en parte evitarse. Existe desde hace más de dos décadas una molécula llamada Minoxidil que actúa como vasodilatador arteriolar (es decir, aumenta el calibre o diámetro de las arteriolas), asegurando así su correcta función. Su aplicación es tópica, dos veces al día, acompañada de un masaje para aumentar la circulación en la zona a tratar.

Aparte de Finasteride y Minoxidil, NO existen otros productos que se hayan demostrado eficaces para el tratamiento farmacológico de la alopecia o calvicie. Aunque muchos productos (Pilexil, Pastillas Vichy anticaída, ,etc…) prometen resultados, sus efectos nunca han podido probar su efectividad. El Dr San Miguel sólo utiliza tratamientos que se han demostrado eficaces.