fbpx

Rinoplastia ultrasonica

rinoplastia ultrasonica

Rinoplastia ultrasónica en Barcelona con el Dr. Joan San Miguel

La rinoplastia ultrasónica es una técnica quirúrgica de remodelación nasal en la que se utiliza un bisturí ultrasónico de alta precisión para modelar los huesos de la nariz y conservar las estructuras vitales del dorso nasal para obtener unos resultados más naturales y un postoperatorio más corto.

Los resultados de la rinoplastia ultrasónica son similares a los de la técnica convencional. Sin embargo, como no es necesario fracturar el hueso mediante escoplo se respetan mejor los tejidos que rodean el esqueleto óseo consiguiendo así una apariencia más natural y uniforme.

La cirugía se realiza mediante la técnica abierta, con una incisión en V invertida en la parte media de la columela (parte de nariz situada entre las dos fosas nasales). Al cabo de 2 o 3 meses la cicatriz resultante es casi imperceptible para el ojo humano.

Tras la rinoplastia ultrasónica y durante los primeros tres días, puede generarse hinchazón de la cara. Sin embargo, el morado o hematoma alrededor de los ojos será menor que en la rinoplastia convencional ya que se dañan menos los vasos sanguíneos y, pasado este tiempo, el rostro recuperará prácticamente su aspecto.

La rinoplastia ultrasónica puede ofrecer un mejor resultado estético cuando en algunos casos como rinoplastias secundarias complejas, cirugías de desviación nasal complejas entre otras. La recuperación es más rápida y suelen haber menos complicaciones en el postoperatorio como el sangrado.

 

Ventajas de la rinoplastia ultrasónica

  • Mayor precisión al esculpir la nariz. Los bisturíes ultrasónicos permiten moldear de forma más precisa el hueso de la nariz evitando fracturas indeseadas incluso en los huesos frágiles inestables. Además es capaz de pulir el hueso como si de una lima se tratase, gracias a la acción de algunos insertos destinados a esta función.

 

  • Menor trauma de los tejidos circundantes. Un menor trauma se traduce en la aparición de menos edema, inflamación y equimosis facial (morados periorbitarios). Estos efectos secundarios aparecen frecuentemente en la rinoplastia convencional y son uno de sus principales inconvenientes.

 

  • La posible aparición de defectos palpables en la bóveda nasal (o el dorso nasal) disminuye su frecuencia.

 

  • Resultados más estables y naturales. Se pueden realizar cambios estructurales con menos asimetrías e irregularidades, asegurando así cambios permanentes en el tiempo.

 

  • Recuperación más rápida. Al existir menos traumatismo, los pacientes se incorporan en un plazo mucho más corto de tiempo a su vida habitual.

 

La operación de rinoplastia ultrasónica

La intervención de rinoplastia ultrasónica tiene una duración aproximada que oscila entre las 2 horas o más dependiendo del nivel de dificultad de cada caso. Casos de menor complejidad pueden resolverse en 2 horas (aunque es preferible estar más tiempo para asegurarse del mejor resultado posible) o incluso 4 o 5 horas si va asociada a una septoplastia, septoplastia extracorpórea o en casos de rinoplastias secundarias complejas, entre otros.

La cirugía se realiza con anestesia general, minimizando así la posible entrada de líquido hemático en la vía aérea y asegurar una óptima ventilación. Durante el postoperatorio se aplica al paciente una férula nasal externa (de material termoplástico con función de contención parecida al yeso) y una férula en cada fosa nasal (llamadas férulas de Doyle) que consiguen un correcto taponamiento y al mismo tiempo permiten que el paciente salga respirando por la nariz una vez realizada la cirugía. Dichas férulas se retirarán al 7º u 8º día de la cirugía.

 

Tipos de rinoplastia ultrasónica

Rinoplastia ultrasónica cerrada:

Aunque posible, la rinoplastia ultrasónica cerrada no puede realizarse en todos los casos. Aquellos pacientes con fosas nasales pequeñas, nariz larga o tributarios de corrección de alguna deformidad por desviación que requiera la colocación de injertos necesitará la técnica abierta.

La técnica cerrada se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura.

De esta forma la piel y las mucosas se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada. De todos modos, la rinoplastia cerrada, aunque raramente tributaria de ultrasonidos, puede beneficiarse de técnicas novedosas como el instrumental eléctrico rotatorio.

Rinoplastia ultrasónica abierta:

Para aquellos casos con más dificultad como la modificación de grandes deformidades de la punta, desviación nasal, remodelaciones complejas cercanas al rádix, rinoplastias secundarias o terciarias entre otros.

El cirujano accede directamente a las estructuras de la nariz mediante una pequeña incisión en la parte media de la columela, que dejará una cicatriz prácticamente invisible.

 

Tiempos y resultados de la rinoplastia ultrasónica

El paciente ingresa por la mañana el mismo día de la cirugía y se va de alta por la tarde. No precisa pasar la noche en la clínica. Se trata por tanto de una cirugía mayor ambulatoria.

Los riesgos de la rinoplastia ultrasónica son mínimos y similares a los de la técnica convencional. En general, el mayor riesgo de la rinoplastia es un resultado no satisfactorio para el paciente. El sangrado disminuye de forma importante y las dificultades respiratorias son muy poco frecuentes.

Los resultados reales de la rinoplastia ultrasónica son visibles a partir del primer mes, siendo definitivos al cabo del año, tiempo que tarda en alcanzar su forma definitiva, aunque puede variar de un paciente a otro, dependiendo de su tipo de piel.

 

Postoperatorio de la rinoplastia ultrasónica

Al generarse menor trauma óseo durante la cirugía esta técnica permite un postoperatorio y una recuperación más llevaderos para el paciente que, en poco tiempo, podrá volver a la actividad habitual.

Para el postoperatorio se aplica una férula nasal, que se deberá llevar durante el tiempo que indique el cirujano (entre 7 y 8 días).

Las férulas de Doyle (férulas de silicona que consisten en un tubo por el que se puede respirar adosado a una placa que se apoya en el septo) se introducen una por una en cada fosa nasal, permitiendo una mayor contención de la hemorragia nasal, menores problemas de acúmulo hemático en el tabique nasal (minimizando las complicaciones) y la posibilidad de que el paciente pueda respirar por la nariz durante todo el postoperatorio.

Los primeros días el paciente debe estar en reposo relativo en casa. Puede salir a dar un paseo corto y hacer una vida prácticamente normal. Solo deberá mantener durante unas semanas las férulas de Doyle y la férula externa termoplástica.

Evidentemente, durante este tiempo, deberá evitar realizar actividades que pudieran poner en riesgo el resultado por un golpe en la nariz, además no deberá de realizar esfuerzos, ya sea correr, agacharse continuamente, etcétera para permitir una correcta cicatrización a nivel vascular. El tabaco es un mal aliado en lo que a la correcta reparación de los tejidos se refiere, con lo que es conveniente suspender el hábito.

Los resultados reales de la rinoplastia ultrasónica pueden ser visibles a partir del primer mes, siendo prácticamente definitivos al cabo del año, tiempo que tarda en alcanzar su forma definitiva aunque puede variar de un paciente a otro, dependiendo de su tipo de piel.

 

Ejemplos rinoplastia ultrasónica

 

rino_gruesanariz_torcida_rinoplastia

 

Otros pacientes consultaron

 

Nuestra clínica

error: Content is protected !!