fbpx

Otoplastia. Las 3 operaciones de orejas más comunes

19.08.2022
|
0 Comments
|
otoplastia. Tamaño ideal orejas

La otoplastia es un conjunto de técnicas quirúrgicas que nos permiten mejorar la forma del pabellón auricular con fines estéticos, mejorando su posición y/o proporción.

La otoplastia puede realizarse tanto en adultos como en niños a partir de los cinco a seis años de edad, ya que es en ese momento en el que las orejas terminan de desarrollarse.

Los 3 tipos de Otoplastia más solicitados

La mayoría de veces consiste en conseguir que las orejas no estén muy salidas hacia afuera (visto el paciente frontalmente), siendo esta técnica llamada pinnaplastia o, más comúnmente, corrección de orejas de soplillo.

Otras veces la cirugía consiste en reducir el tamaño auricular, consiguiendo unas orejas de tamaño y forma más reducidas; hablamos entonces de la cirugía de la macrotia.

Por último, algunas veces el lóbulo auricular tiene que ser abordado para poder corregir secuelas de pendientes dilatadores, o bien para corregir lóbulos demasiado grandes o sobresalidos. Hablamos entonces de practicar una lobuloplastia.

Ver 7 Preguntas frecuentes sobre la otoplastia

Cuánto cuesta una otoplastia en Barcelona

El precio de una otoplastia para corregir unas orejas de soplillo, como en la mayoría de las cirugías estéticas, varía según la dificultad de cada caso, si se opera una o las dos orejas, pero de media podemos decir que el coste de una otoplastia en Barcelona se sitúa entre los 1.800 y los 3.600€

ANATOMÍA DEL PABELLÓN AURICULAR

Las orejas típicamente alcanzan su forma definitiva a los 10 años de edad. Un pabellón auricular desarrollado normal tiene aproximadamente 6 cm de alto y 3 y medio de ancho. Además sobresale unos 2 cm hacia los laterales si miramos a la persona de frente.

 

Proporciones del pabellón auricular

Figura 2. Proporciones del pabellón auricular

 

El pabellón auricular se puede dividir en diferentes regiones, como el hélix, el antehélix, la concha, el lóbulo, el trago y el antitrago. Por debajo de la piel no todo es cartílago, por ejemplo el lóbulo está desprovisto de él.

Además hay que tener en cuenta que el antehélix presenta dos curvaturas (también llamadas crus), una que nace con la concha y otra que es un plegamiento sobre sí mismo y que están separadas mediante la fosita triangular.

 

Anatomía del pabellón auricular

Figura 3. Anatomía del pabellón auricular

 

LAS OREJAS EN ASA U OREJAS DE SOPLILLO

Las orejas en asa, también llamadas orejas de soplillo, son la malformación más frecuente del pabellón auricular. En nuestra serie, un 90% de los pacientes que consultan por malformación auricular lo hacen porque tienen orejas en asa. El resto consulta por tener las orejas demasiado grandes o por problemas de lóbulo rasgado.

Hay que tener en cuenta que a partir de los 3 años y medio el pabellón auricular tiene un 85% de su forma definitiva, y es la edad a partir de la cual podremos empezar a intervenir este tipo de malformación.

Las orejas en asa están proyectadas hacia fuera, y eso puede ser debido a un exceso del cartílago de la concha, o bien a un antehélix que está mal plegado (o desplegado), aunque la causa más frecuente es una combinación de las dos situaciones.

 

Pabellón excesivamente proyectado hacia afuera, debido a una hipertrofia de concha

Figura 4. Pabellón excesivamente proyectado hacia afuera, debido a una hipertrofia de concha

 

Ejemplo de antehélix con forma

Figura 5. Ejemplo de antehélix con forma «desplegada» y su cambio cuando es plegado en una posición anatómicamente correcta

 

PREOPERATORIO DE LA OPERACIÓN DE OREJAS

La gran mayoría de las veces esta cirugía se realiza con anestesia local, (previa sedación leve con alprazolam, con lo que no es necesario realizar ayunas previo a la cirugía.

Sólo en niños o en pacientes que lo soliciten, la sedación será intravenosa; en este caso el ayuno será de hasta 6 horas antes de la intervención.

 

CIRUGÍA PARA CORREGIR LAS OREJAS DE SOPLILLO

Es muy importante preparar el campo quirúrgico de forma que no tengamos cabellos que se introduzcan en la incisión. Acto seguido se procede a anestesiar las orejas, con lidocaína al 1% mezclada con adrenalina al 1:200.000.

Sólo inyectando la anestesia en la parte posterior, de forma tumescente, se consigue una perfecta difusión también en la parte anterior, la cual no hará falta infiltrar. El efecto de la anestesia es de unas 3 horas, y la duración de la cirugía es de 1 hora y media a 2 horas.

Entonces se pinta el campo quirúrgico con una solución concentrada de clorhexidina, y se colocan los paños estériles.

Aunque existen autores que practican incisiones anteriores, se prefiere la incisión posterior, por detrás, ya que queda totalmente camuflada.

La forma de la incisión puede ser fusiforme, pero esto puede dar lugar a la deformidad de “orejas en teléfono”, debido a que con la incisión fusiforme se reseca poca cantidad de piel de la zona del lóbulo y del polo de la oreja.

Por ello se utiliza en la mayoría de casos la Incisión que propuso McDowell, también llamada en reloj de arena, ya que nos consigue evitar este problema.

En casos en los que el lóbulo es muy prominente se utiliza la Incisión que propuso Wood-Smith en 1980, también llamada en cola de pescado, para acercar el lóbulo a la mastoides.

 

Representación esquemática de la incisión de McDowell

Figura 6. Representación esquemática de la incisión de McDowell

 

Procedemos entonces a retirar la piel sobrante de la parte posterior. Luego procedemos a disminuir la protrusión de la concha.

Furnas introdujo la técnica de suturar la concha al periostio que recubre la apófisis mastoides del cráneo. Aunque esta técnica es poco invasiva, presenta el problema de que los resultados no son estables a largo plazo y con el tiempo la orejas vuelven a salir para fuera; por tanto se utiliza en los casos con protrusión leve o moderada.

La técnica que me da resultados más estables es la de Davis, que consiste en resecar un trozo de concha con forma de riñón, respetando 8 milímetros de antehélix en altura.

 

Representación esquemática de la técnica de Davis

Figura 7. Representación esquemática de la técnica de Davis

 

Una vez hemos disminuido la proyección de la concha, se procede a plegar el antehélix y a darle una forma estética.

Se han propuesto muchas técnicas en las que se resecan husos de cartílago, no obstante estas técnicas dan a la larga problemas estéticos con unos antehélix que presentan formas demasiado anguladas y “esqueletizadas”.

Por eso, la técnica que da mejores resultados es la técnica de Mustardé, con la que conseguimos plegar el antehélix mediante la aplicación de puntos colchoneros con sutura de politetrafluoroetileno de 5/0.

Pero previo a la aplicación de las suturas hay que debilitar el cartílago en la zona donde queremos realizar el pliegue. Se puede hacer mediante una raspa manual accediendo desde la parte anterior, pero puede dar mucha inflamación, ampollas y a veces pérdida de sustancia en el post-operatorio.

También puede accederse por la parte posterior, debilitando el cartílago mediante pequeñas incisiones hechas con bisturí, aunque se prefiere la técnica propuesta en el año 2007 por Bajaj, usando instrumental rotatorio y fresando la parte que queremos debilitar.

 

Disposición y efecto de las suturas de PTFE también llamadas “suturas de mustardé” u “otoplastia con hilos”

Figura 8. Disposición y efecto de las suturas de PTFE también llamadas “suturas de mustardé” u “otoplastia con hilos”

 

Representación esquemática de la técnica de Bajaj para debilitar el cartílago sin necesidad de hacer incisiones o raspado manual

Figura 9. Representación esquemática de la técnica de Bajaj para debilitar el cartílago sin necesidad de hacer incisiones o raspado manual

 

Una vez debilitado el cartílago en la zona del pliegue, prodecemos a marcar dónde suturaremos. Para ello introducimos tres agujas marcadas con azul de metileno desde delante.

Una vez puestas las suturas se anudan y el cartílago se pliega. Es muy importante que cada sutura sea plegada con una fuerza diferente para no dar un resultado antiestético. La parte superior es la que requiere más laxitud en la sutura, y así obtendremos una forma más natural.

El cierre se efectúa por planos. Primero re-sutura el SMAS (tejido entre el cartílago y la piel) previamente preservado para evitar una extrusión de los puntos de PTFE a largo plazo mediante suturas de de poliglactina.

El plano cutáneo se cierra mediante una sutura continua de poliamida de 5/0, que se retira a los 15 días de la intervención.

 

POST-OPERATORIO DE LA CIRUGÍA 

Una vez finalizada la otoplastia, se aplican gasas impregnadas con pomada de terramicina®, que tiene antibiótico, para proteger la zona intervenida.

Luego se aplica otra gasa cortada de forma que proteja también por detrás y luego un algodón; finalmente un vendaje, que el paciente deberá de llevar 4 -5 días.

A los 4-5 días se retira y el paciente se deberá de poner una cinta tensora, la cual la tendrá que llevar durante al menos un mes y medio (al menos 12 horas al día), disminuyendo la frecuencia de su uso paulatinamente.

Después de la otoplastia el paciente estará cubierto mediante tratamiento antibiótico anti pseudomonas (Ciprofloxacino) durante 10 días, además de tratamiento analgésico, antiinflamatorio y preventivo del sangrado.

El día de la intervención el paciente puede notar más molestias, con lo que puede añadirse un analgésico suplementario.
Los resultados definitivos de la otoplastia se establecen pasados unos 3 meses tras la cirugía, y es de crucial importancia el cumplimiento de los cuidados post-operatorios para tener un excelente resultado.

 

 OREJAS DE SOPLILLO, ANTES Y DESPUÉS

El 70% de pacientes que se intervienen de otoplastia (en nuestra serie) son hombres. Hay que tener en cuenta que en el año 1991 el porcentaje de hombres que se operaba de cirugía estélica no llegaba al 10%.

 

Esta paciente acudió con un problema de exceso de concha, mal plegamiento del antehélix y exceso de lóbulo

Figura 10. Esta paciente acudió con un problema de exceso de concha, mal plegamiento del antehélix y exceso de lóbulo

 

Misma paciente que en la Figura 10. El mal plegamiento de antehélix se aprecia muy bien en las fotografías de perfil

Figura 11. Misma paciente que en la Figura 10. El mal plegamiento de antehélix se aprecia muy bien en las fotografías de perfil

 

Misma paciente que en las figuras 10 y 11. El exceso de concha se aprecia en la la fotografía posterior. Nótese el aspecto de la cicatriz tras 3 meses de la cirugía

Figura 12. Misma paciente que en las figuras 10 y 11. El exceso de concha se aprecia en la la fotografía posterior. Nótese el aspecto de la cicatriz tras 3 meses de la cirugía

 

Varón que presenta exceso de concha junto con un antehélix mal plegado

Figura 13. Varón que presenta exceso de concha junto con un antehélix mal plegado

 

Este paciente presentaba exceso de concha con un plegamiento correcto del antehélix, con lo cual sólo requirió actuación a nivel de la concha.

Figura 14. Este paciente presentaba exceso de concha con un plegamiento correcto del antehélix, con lo cual sólo requirió actuación a nivel de la concha

 

Caso parecido al paciente de la figura 13. Sólo hay exceso de concha. Resultado a los 4 meses

Figura 15. Caso parecido al paciente de la figura 13. Sólo hay exceso de concha. Resultado a los 4 meses

 

Misma paciente que en la figura 15. Visión lateral

Figura 16. Misma paciente que en la figura 15. Visión lateral

 

Misma paciente que en las figuras 15 y 16. Visión posterior. Se puede observar una buena cicatrización, casi imperceptible

Figura 17. Misma paciente que en las figuras 15 y 16. Visión posterior. Se puede observar una buena cicatrización, casi imperceptible

 

CIRUGÍA DE LAS OREJAS GRANDES (MACROTIA)

Cuando el pabellón auricular excede el rango superior de normalidad en cuanto a dimensiones de longitud y anchura, hablamos de macrotia u orejas grandes.

Generalmente cuando se superan los 66 mm de alto por 35 de ancho. Muchas veces ello obedece a un crecimiento vertical excesivo del antehélix, y otras veces a una combinación con un lóbulo también grande.

Existen varias técnicas para abordar este problema, aunque la que da mejores resultados estéticos es la técnica propuesta por Argamaso en 1989.

Según este procedimiento, se retira la parte más superior del antehélix y se rota el hélix siguiendo el nuevo antehélix convergiendo la incisión en la parte más medial de la raíz del hélix, a nivel de la patilla. De todas las técnicas, es la que consigue camuflar mejor la cicatriz, a pesar de ser ésta anterior.

La cirugía se practica con anestesia local y puede combinarse también con una pinnaplastia, aunque es importante tener en cuenta que el paciente fumador deberá de disminuir en su totalidad la toma de tabaco para poder asegurar una buena circulación del colgajo.

El post-operatorio es similar al de una otoplastia convencional, aunque el paciente usará menos tiempo la cinta tensora y también el tratamiento antibiótico tendrá una menor duración.

 

Representación esquemática de la técnica de reducción auricular según Argamaso

Figura 18. Representación esquemática de la técnica de reducción auricular según Argamaso

 

Resultado estético de un paciente al cabo de 2 semanas de la intervención

Figura 19. Resultado estético de un paciente al cabo de 2 semanas de la intervención

 

CIRUGÍA DE LOS LÓBULOS AURICULARES (LOBULOPLASTIA)

Cuando el problema es un lóbulo excesivamente dilatado por el uso de pendientes grandes o dilatadores, la lobuloplastia es el procedimiento indicado para su corrección.

Otras veces, el problema es un lóbulo excesivamente grande, o con una forma exagerada. La lobuloplastia también puede abordar este problema, con una sencilla técnica en la que la cicatriz queda camuflada en el reborde del lóbulo, con excelentes resultados.

La lobuloplastia es una técnica que se realiza con anestesia local, sin requerir ayunas. El post-operatorio es muy llevadero y el paciente puede hacer vida normal al día siguiente, aunque con cierto reposo relativo.

Al cabo de una semana se finaliza el tratamiento antibiótico y se retiran los puntos de sutura.

 

Representación de la técnica de lobuloplastia para corregir un lóbulo grande

Figura 20. Representación de la técnica de lobuloplastia para corregir un lóbulo grande

Como puedes ver, la otoplastia es una cirugía estética que permite resolver cualquier problema estético de las orejas en cuanto a su posición y tamaño.

Es una intervención de las orejas, relativamente sencilla, siempre que se realice por un cirujano plástico con experiencia en quirófano aplicando distintas técnicas para conseguir los resultados más naturales para el paciente.

Sea para reparar unas orejas de soplillo, excesivamente separadas, para corregir el excesivo tamaño del pabellón auditivo o para reparar un lóbulo grande o caído por el uso pendientes o dilatadores, la otoplastia permite recuperar un aspecto más armonioso, con lo que no sólo resuelve el problema físico, si no que en la mayoría de ocasiones, además soluciona un problema psicológico generado por el descontento y miedos que provocan unas orejas grandes o separadas.

Así que te animamos a que vengas a vernos si no estás contento con la forma de tus orejas, podemos ayudarte como hemos hecho con cientos de pacientes que han confiado en el Dr. Joan San Miguel para someterse a una otoplastia con excelentes resultados.

Joan San Miguel
Últimas entradas de Joan San Miguel (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =

error: Content is protected !!
Call Now Button